geranios

Tengo un balcón lleno de geranios que  me da muchas alegrías y sorpresas, se ha constituido para mí en un pequeño ecosistema lleno de conocimiento. Acumulo ya varias anécdotas sobre las criaturas que atrae y sobre el desarrollo del mismo con cada estación y he pensado en compartir lo que aprendo de ello, que luego tiene alguna aplicación o metáfora en la vida diaria.  Este tipo de observación es de las cosas que más me apasiona, la naturaleza es una Gran Maestra y una Artista Extraordinaria y yo no me canso de admirarla.

El balcón tiene una vida propia gracias a estas maravillosas criaturas y los foráneos visitantes. Cada día, no más levantarme, me asomo a saludarles, y estos días aún les visito con más frecuencia, porque tengo un capullo de mariposa formado desde hace poco más de un mes y estoy pendiente de ver si logro capturar el nacimiento de este fantástico ser alado.

Siempre voy quitando hojas y flores secas, y aseando el entorno para que las plantas crezcan a gusto. Con la llegada de la primavera han estallado en multitud de flores casi todas las macetas, menos una, un geranio pequeño, que sólo hacía hojas. Me preguntaba por qué, si todas recibían el mismo trato y cuidado.

Una mañana, uno de los racimos de flores de una de las macetas, que estaba realmente hermoso y tupido, aunque sano, se rompió y se cayó de la planta, pienso que por el mismo peso. Me quedé contrariada, más se me ocurrió una idea peregrina: cogí el vástago roto y lo enterré en la tierra del geranio que no hacía flores, con estas palabras: “Recuerda quién eres. El tiempo ha llegado, y ya puedes florecer. Recuerda cómo es hacer flores, tú también puedes, tú también SABES” y sin más, me di media vuelta y me fui a mis quehaceres.

geranios250

Tres días más tarde, la sorpresa: el geranio había “escuchado” y me encontré con este brotecito….. 🙂

geranios1

Es una planta pequeñita, la más pequeña de todas, apenas lo que se ve de hojas a la izquierda (sus hermanas son bastante más grandes), y aún así empezó a hacer sus flores. Para el momento en que escribo estas líneas, ha sacado otro brotecito más, en cuestión de días estará tan florida como sus compañeras…. que son más altas, que empezaron mucho antes, que tienen más flores….

Y bueno, a estas alturas, estarás intuyendo que no es este un post sobre jardinería. La metáfora me caló muy hondo:

Aún siendo pequeña, apocada en un rincón, creyendo que no tienes mucho que aportar, rodearte con los de tu clan, observarles y dejarte inspirar, puede hacer que RECUERDES QUIÉN ERES…. y de pronto, sin más, empieces a florecer.

Esta es la clave de la INSPIRACIÓN.

Cuando tu corazón tiene unos anhelos y encuentras a tu tribu del corazón, gente motivada por tus mismos valores, todos se transforman en fuente de inspiración y fuerza, para que encuentres tu propio camino y su sentido, tus propios motivos..

En esto, soy muy eficaz, me rodeo de gente que me inspira y a su vez, me convierto en alguien que inspira a otros, ese es sin duda, mi camino con corazón….

¿Y tú? ¿te rodeas de gente así? ¿eres fuente de inspiración? Cuéntame…

©Rita Páez – www.CaminantesConCorazon.com

Facebook Twitter Email

Una Respuesta a Recuerda quién eres

  • He vuelto a leer hoy tu post con calma y, querida Rita, me has hecho llorar. Son lágrimas de emoción, no de tristeza, por supuesto.
    Tus palabras me tocan el corazón, como tú sabes, como tú entiendes, con esa profundidad que viene de la comunicación que solo puede darse de corazón a corazón.
    Me siento feliz sintiéndote florecer, amiga mía, en perfecta sincronización con el ciclo anual, pues lo que toca ahora en primavera, es por supuesto, florecer.
    Expectante por ver qué flores te saldrán y cómo decidirás compartirlas con todos nosotros.
    Un gran abrazo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Caminamos juntos?

Página en Facebook
Nos visitan